Conexión a Internet Asegurada

Conexión a Internet Asegurada

Hoy en día disponer de conexión a Internet puede llegar a ser de vital importancia para muchas empresas. Algunas porque trabajan únicamente a través de la red y otras porque, simplemente, tras informatizas y digitalizar toda su logística necesitan tener una conexión real, “in streaming” como se diría ahora, con el fin de poder disponer de datos veraces en cada momento. Hoy vamos a hablar de estas segundas empresas pues, con las primeras, es obvia esa necesidad de conexión.

Como medio de comunicación con parte de su clientela, para llevar la logística, como carta de presentación, para facturación online… son muchos los motivos por los que una empresa, por pequeña o grande que sea, utilice Internet casi a diario. De hecho, hay empresas que utilizan la Ethernet, una red interna por la que solo pueden navegar los trabajadores pero que usa la red externa, Internet, como medio de transporte. Sea como sea, todas las empresas, o casi todas, necesitan hoy en día de una buena conexión a Internet y para conseguirla podemos recurrir a dos opciones:

  • Contratar con grandes multinacionales
  • Contratar con pequeñas empresas locales

Muchos, pensando que es mejor no arriesgarse, optan por contratar con grandes empresas de telefonía e Internet como ONO, Movistar o Vodafone, lo que no saben es que fallan más que una escopeta de feria a gran escala, y me explico. A nivel de usuario, si un día se cae el servidor de Movistar y estamos sin Internet durante una hora, tal vez no nos demos ni cuenta si es a las 8 de la mañana, o a las 12 del mediodía, porque a esa hora casi nadie está en casa usando la red, y si nos damos cuenta, puede que ni nos importe demasiado pues pensaremos que es un fallo puntual.

Esto ocurre porque la red está sobrecargada. Las grandes empresas de telecomunicaciones no dejan de invertir ampliando la cobertura de sus clientes, lo cual es fantástico, pero lo hacen porque cuantos más clientes tienen, más ancho de banda necesitan, y si un día se colapsa una red debido a aluvión de llamadas que hay al mismo tiempo, lo único que pueden hacer es apagar y volver a encender… resetear de alguna manera el sistema, y eso lleva su tiempo. Sin embargo, las empresas pequeñas que cuentan con servidores propios disponen también de un gran abanico de posibilidades pero con menos clientes, lo que significa que las posibilidades de que se colapse la red son ínfimas. Algunas de ellas son Wificom, Netgear, Pepephone o Más Móvil.

Según algunos expertos, dentro de poco las diferencias entre contratar un pequeño proveedor de Internet y una gran compañía serán tan poco sustanciales que tendrán que buscar ofrecer más servicios para poder mantener las cuotas actuales, de lo contrario las cuotas entre las formas más conocidas y las pequeñas empresas se equipararán hasta tal punto de que la hegemonía y el poder que actualmente tienen algunas empresas estarán mucho más repartidos.

Pero ya no es sólo por eso por lo que las pymes necesitan una conexión segura que no sufra demasiados altibajos, es también por la logística y la facturación, tal y como decíamos en un inicio. Hoy en día hay softwares para empresas como q-bo y su software de medio ambiente 14001, Ziclope o Bvpack entre otros, que forman parte fundamental de la base logística de muchas pymes y, por ende, si falla su conexión con esos softwares, la empresa se ve envuelta en un lío tremendo. De ahí que muchas de ellas no se atrevan a tener un sistema de facturación en la nube, por si un día falla, pero la realidad es que es mucho más cómodo pues podemos acceder desde cualquier punto siempre y cuando tengamos un dispositivo con conexión a Internet, mientras que teniendo un software tradicional, sólo podríamos acceder a él a través del ordenador matriz, en la oficina o en el puesto de trabajo.

Personalmente no dejaría este tema en el aire y optaría por contratar un servicio profesional proveedor de Internet, sobre todo teniendo en cuenta lo que me juego como empresa. ¿O no?