Los mejores lugares para trabajar

Autor   

Los mejores lugares para trabajar

Si algo está siendo viral recientemente es la vuelta al pensamiento positivista, y esto no es una broma. Después de la Segunda Guerra Mundial se instaló una corriente de pensamiento tendente a pensar que el ser humano había caído en la decadencia. Esto ha llevado a una sociedad en la que la felicidad ha pasado a un segundo plano en pro de otros aspectos como el trabajo.

Actualmente, las nuevas generaciones se han dado cuenta de que el modo de vida de sus padres no tiene porque ser el modo de vida que les haga feliz. Por poner un ejemplo, los Milennials han nacido con una crisis económica brutal, y han tomado como lección que tienen que trabajar en lo que le genera felicidad y desarrollo personal.

Pero incluso si se trabaja en un proyecto que te hace feliz, existen situaciones de estrés que pueden ser difíciles de pasar. Ocurre con frecuencia, porque la felicidad no está reñida con la necesidad de tener que acabar un plazo yendo justo de tiempo, o la necesidad de tener que trabajar horas extras.

A pesar de todo muchas empresas se hacen eco de esta situación, y conocen bien que un trabajador relajado es un trabajador productivo. Hoy vamos a hablar de cómo las grandes empresas premian y ofrecen a sus trabajadores servicios complementarios para que puedan desconectar durante la jornada laboral para volver con más fuerza al trabajo.

Porqué las grandes empresas cuidan de sus trabajadores

No hace falta irse a trabajar a Estados Unidos, a las plantillas de Google o Microsoft. Esa realidad también existe en nuestro país, en sectores tan dispares como la banca, la distribución textil, la alimentación o la tecnología. “No hay que ser una gran multinacional para ofrecer buenas condiciones laborales. Sí hay sectores que son más proclives a ello, como ocurre con las empresas relacionadas con los servicios financieros y la banca, las de recursos humanos y consultoría o las de distribución”, explica Susana Sosa, del Grupo Adecco.

La experta sostiene que “cuando eres feliz en tu trabajo, a ti se te nota en la cara” y a la empresa, en su cuenta de resultados, pues “estas buenas prácticas repercuten en la productividad”. Las compañías que integran la lista de Great Place to Work, que analiza anualmente cuáles son los mejores sitios para trabajar, “no sólo son competitivas en sueldo, sino que también gratifican al empleado con otras prácticas”. Es lo que se llama el “salario emocional” y abarca desde cursos de formación, cheques guardería o iniciativas para fomentar la salud y el deporte en la empresa.

Durante la crisis se ha producido un fenómeno paradójico: aunque las condiciones laborales han empeorado a nivel general, de manera paralela “existe una mayor preocupación por atraer el talento y retenerlo”. “Hemos cambiado de mentalidad, tanto a nivel empresarial como entre los trabajadores”, dice Sosa.

El departamento de Recursos Humanos ya no es el que te firma la nómina, sino un equipo que trabaja por el bienestar de la plantilla. “Las empresas que compiten por el talento que sale de las universidades saben que éste es el único camino a seguir. La primera que pone en marcha este tipo de prácticas es secundada por el resto. Si das ejemplo, influyes en los otros”, dice la experta.

Las prácticas saludables tratan de aumentar a medio y largo plazo la productividad de sus empleados y reducir el absentismo, ayudándoles a mantener un tono vital corporal y mental sano. Sin embargo, matiza José Carrón, responsable de bienestar de la aseguradora Liberty, “nosotros no buscamos una rentabilidad sino integrarlo en la cultura de la empresa porque sabemos que es bueno para nuestro modelo de negocio. Nuestro principio básico es: ‘Si nuestros empleados vienen a trabajar contentos y están felices en el trabajo, cuanto más contentos y felices estén, mejor van a atender a nuestros clientes’. Y eso es de lo que vivimos. Queremos que el empleado sienta que nos preocupamos por él”.

Una de las maneras de liberar la tensión del trabajo es mediante los masajes. Uno de los mejores masajes que uno puede recibir es el masaje quiropráctico. Este tipo de técnica se enseña en escuelas como Centro Qb, una escuela pionera en Marbella con más de 15 años de experiencia y 1000 alumnos formados en una enseñanza de calidad con un equipo docente con amplia formación especializado en la aplicación de distintas terapias manuales y excelentes instalaciones.