El negocio de la moda infantil a través de los tiempos

Autor   

El negocio de la moda infantil a través de los tiempos

En la mayoría de las fiestas familiares se sacan a relucir las viejas historias, y con ellas, muchas veces salen de sus cajas los álbumes de fotos familiares, asegurándonos un buen rato de carcajadas y risas, y ahí es donde nos damos cuenta de cómo ha cambiado la moda en general, y la infantil o la de los jovencitos adolescentes en particular. Hacía tiempo que venía dándole vueltas en mi cabeza a la idea de montar un pequeño negocio, sin saber muy bien qué dirección o sector tomar y una de estas reuniones familiares fue como la pequeña lucecita que se encendió en mi cabeza para tener la idea: la moda infantil y juvenil sería mi inicio en el mundo empresarial. Decidí informarme e iniciar los trámites para instalar mi propio establecimiento, y así fue cómo entré en contacto con el Grupo Reprepol, una empresa mayorista líder en el sector que viste al bebé desde el momento de su nacimiento hasta que cumple la edad de los catorce años, y que tiene la gran ventaja de que te ayuda a instalarte tanto como tienda en franquicia o como tienda monomarca, donde conservas tu propia identidad como negocio sin tener que pagar un canon, o incluso como multimarca, donde puedes vender una gran variedad de marcas de ropa infantil.

Estas tiendas de ropa infantil son un próspero negocio, puesto que las prendas de ropa ya no se heredan de un hermano mayor para el pequeño, ya no es interesante guardar la vestimenta del hermano mayor como se hacía no hace todavía demasiados años. Hoy las grandes firmas del sector sacan al mercado cada año y cada nueva temporada una colección distinta con grandes novedades en cuanto a diseños y a los materiales de confección, lo que hace que veamos que la ropa del hermano mayor o del primo que nos la prestaba ya está pasada de moda o quizás un poco desgastada.

Además, hoy vestimos a nuestros hijos conforme a la moda en vigor, como si de unos pequeños adultos se tratase, pues así tenemos que si se llevan los pantalones vaqueros rajados en los mayores, a los pequeños también se los ponemos, si en accesorios se llevan los sombreros, ellos también los utilizan, si está de moda la cazadora de piel o la cazadora vaquera, cómo no, nuestros pequeños lucirán guapísimos con cualquiera de ellas.

Incluso la vestimenta de los bebés ha cambiado con el paso de los años, los recién nacidos de antaño, y no estoy hablando de hace demasiados años, llevaban todos faldones, patucos, jubones, etc., y hoy todo esto ha cambiado, los faldones han sido sustituidos por pantaloncitos, incluso vaqueros, los jubones, por jersey o por sudaderas, y los patucos, por pequeñas zapatillitas de deporte.

Es por esto que montar un negocio de ropa infantil sigue siendo de lo más rentable. Más todavía si tenemos en cuenta que los padres siempre quieren que sus hijos tengan lo mejor y les dan todo lo que pueden. No hay más que ver la que se arma cada vez que un niño tan famoso como el príncipe Jorge, el hijo de los Duques de Cambridge, sale a escena o se reparten sus fotos. Al igual que ocurre con todo lo que lleva su madre, lo que viste este niño se agota en el mismo día, desde su ropita en el viaje a Australia hasta la que bata blanca que vestía en el día que en que el presidente de Estados Unidos, Barack Obama, y su la primera dama, Michelle, visitaron a los Duques y el pequeño salió a saludarlos y agradecerles el caballo balancín que le habían regalado.