Tips para organización de almacenes

Autor   

Tips para organización de almacenes

Recientemente paseaba con uno de mis compañeros de la oficina comentando los avances en logística que se han hecho en los últimos cinco años, y hablábamos de los almacenes robotizados que implementó Amazon hace ya unos años. Hay que llegar a un punto en el que la organización de los almacenes es tan compleja como para permitir que un robot que se parece a un roomba pero más grande, se encargue de gestionar el almacén.

Bueno en realidad no ha de haber tanta complejidad, sino que simplemente lo que tiene que haber es mucha organización, ya que un almacén organizado hace perder dinero a los dueños. El no saber dónde está cada cosa, qué tipo de productos van en su sitio, y sobre todo las cantidades que quedan de cada producto, te hace perder tiempo que al cabo del mes se convierte en dinero.

En algunos sectores en los que existe un gran volumen de stock hay que tener una organización a medida, y a pesar de que siempre existen reglas generales que podemos aplicar, hay que estar al detalle de cada sector y de las necesidades concretas para detectar cuál es la organización que más conviene.

Además, no hay que dejar de examinar una y otra vez la calidad de los procesos que se llevan a cabo, de manera que si se encuentra un fallo se pueda solucionar de manera rápida, sin tener que esperar meses en los que el trabajo se dificulta. Esto es relevante sobretodo cuando hay mucho movimiento de stock de diferentes productos.

En el artículo de hoy vamos a hablar de esas reglas generales que hemos comentado, y que ayudan mucho a aquellos empresarios que quieren reorganizar sus almacenes. Con estos consejos conseguirás una imagen diferente del almacén, que generará más productividad y comodidad a la hora de trabajar.

Es más sencillo clasificar que almacenar

Empezaremos hablando de una de las cuestiones más importantes a tener en cuenta, la cantidad de productos que vamos a tener en nuestro almacén, sus pesos, sus volúmenes, y el tamaño que tienen. Todas esas características físicas determinan el espacio que necesitaremos en el almacén, y condicionará el sistema de organización del mismo.

Además, hay que tener en cuenta la rotación y venta de cada producto o familia que definirá la ubicación de estos. Así, si los productos que se venden más tendrán que ser ubicados en aquel lugar donde menos esfuerzo represente alcanzarlos y acceder a ellos. Esta mejora representa un aumento en la productividad ya que necesitaremos mucho menos tiempo para acceder a ellos.

Si te identificas con lo que decimos, y quieres cambiar las estanterías de tu almacén, la clave que es seleccionar aquellas que te permitan realizar operaciones con más productividad. Y hemos de tener en cuenta, que en ocasiones, no hace falta una estantería ya que el propio suelo es la mejor opción para muchos casos.

En cambio, si tu almacén tiene unas dimensiones elevadas deberías plantearte un Sistema de Gestión de Almacén (SGA). Se trata de una herramienta que muchas empresas consideran para reorganizar sus almacenes y optimizar las operaciones ya que permite guiar a los operarios en las diferentes tareas del almacén y en la entrada y la salida a la línea de producción.

Una regla que debe tomarse muy en serio es el orden y la limpieza ya que es fundamental . Así como una serie de normas y pautas para hacer seguir o cumplir este orden, porque el desorden y la desorganización llama a la desorganización y a la poca o escasa productividad, y como comentábamos esto puede generar pérdidas económicas.

La seguridad y la ergonomía son otro de los puntos importantes y necesarios en lugares donde se almacena mucha cantidad de mercancía, peso y valor. Este punto se descuida, a menudo, por las compañías y puede dar lugar a connotaciones que, si las midiéramos nos preocuparían todavía más. Y hablamos de seguridad, no solo para con los operarios, sino también para los productos.

Una empresa que puede destacar por tener un gran almacén, y tener mucha productividad, es Sindel un almacén de material eléctrico cuyo esfuerzo se centra en dar sus clientes la certeza de encontrar el distribuidor que necesitan, así como los productos y soluciones que precisen, bajo la filosofía de que los clientes tengan la seguridad de obtener un buen servicio.