¿Una piscina en el trabajo?

Autor   

¿Una piscina en el trabajo?

Muchas son las teorías que se manejan en diferentes empresas de cara a mejorar la calidad de vida de los empleados. Mantener felices a los trabajadores es uno de los secretos más importantes para que en ellos brote un sentimiento de pertenencia que les haga sentirse mejor en el trabajo y por tanto sean más eficientes. Son la base de nuestra actividad y, como tal, hay que mimarlos y protegerlos.

Se comentaba con anterioridad que existen muchas teorías a este respecto. Muchos empresarios abogan por una subida de salario. Otros, por una reducción de la jornada laboral para que así los empleados puedan compaginar de un modo más seguro su vida familiar y laboral. Pero, sin embargo, hay veces en las que no funciona ni una cosa ni la otra. ¿Por qué no poner en práctica otros sistemas para hacer feliz a la plantilla?

Es necesario hacer un análisis pormenorizado de qué es lo mejor para los trabajadores. Las posibilidades son infinitas y la imaginación juega un papel fundamental a la hora de hacer posible que los empleados sean más felices bajo las siglas de nuestra entidad. Cada vez más gestores de recursos humanos y empresarios se están dando cuenta de ello. Muchas de sus apuestas, aunque arriesgadas, están dando grandes frutos.

Instalar una pequeña piscina dentro de nuestro recinto puede parecer sumamente arriesgado. Es cierto que todavía no es habitual ver este tipo de propuestas entre las que manejan las empresas para garantizar la felicidad de sus empleados durante sus horas de trabajo. Pero, pensándolo bien, no es descabellado darse cuenta de que un buen baño proporciona un gran elenco de beneficios que luego se traducen en una mayor eficiencia en el trabajo:

  • Un baño sirve para desconectar momentáneamente y descansar, por lo que es propicio tomar uno aprovechando alguno de los ‘breaks’ de los que se disponga.
  • Un baño es sinónimo de ejercicio físico y el ejercicio físico es a su vez sinónimo de descanso mental, lo que sin duda se traducirá en esa eficacia y eficiencia que se busca en cada persona.
  • Tomar un baño relajante es una de esas cuestiones que permiten hacer grupo entre los empleados. Y ni que decir tiene la importancia de un factor como este en una empresa.

Hay muchos beneficios más. Y también otras maneras de garantizar la felicidad del empleado. Pero que sean tan originales, pocas. La de tener piscina en el entorno laboral no es una idea que hayan seguido de momento muchos empresarios. Quizá sea ese el motivo por el cual la insatisfacción laboral sea tan grande en un país como España.

Piscinas DTP, un socio ideal

Si el propósito que se maneja a la hora de adquirir una piscina es el de garantizar la felicidad del personal, resulta evidente que hay que apostar por modelos de piscinas que de verdad lo hagan posible. Resultaría contradictorio instalar una piscina si ésta no fuera lo suficientemente cómoda. Es por eso por lo que confiar en una entidad como Piscinas DTP, especialistas en piscinas de fibra, es imprescindible. De la mano de sus profesionales, la mejor piscina del mercado pasará a ser parte del capital de nuestra entidad.

Las ventajas serán más si tenemos en cuenta no sólo el producto final sino el servicio al completo. Y es que éste es extraordinario. Los trabajadores de Piscinas DTP se encargarán personalmente de que el trabajo se realice con rapidez, causando las menores molestias posibles y garantizando al mismo tiempo la calidad de los acabados y la comodidad que se asocia al producto.

Los resultados no tardarán en aparecer. La plantilla al completo podrá disponer de un medio ideal para evadirse sin necesidad de abandonar el puesto de trabajo. Eso se traducirá en rendimientos individuales más grandes, sentimientos de pertenencia más leales y, en definitiva, cuestiones positivas para el negocio. Una mejora sustancial y original.