Buscar
Cerrar este cuadro de búsqueda.

Consejos para elegir al mejor procurador

shutterstock_1256570866(FILEminimizer)

Si te ha llegado el momento de litigar por alguna demanda o tienes que presentarte en los tribunales para defender algún derecho, es recomendable que busques un buen procurador. Este conseguirá agilizar los procesos judiciales y administrativos y así la defensa resultará menos tediosa.

Puede que nunca hayas tenido que ponerte en manos de un procurador y te encuentres un poco perdido. Por eso, Sevilla Flores Procuradores nos da una serie de consejos para que nuestra elección sea la más acertada.

¿Qué hace un procurador?

Un procurador es un profesional licenciado en derecho que se ha especializado en procedimientos judiciales y cuya función consiste en representar a profesionales y empresas que se ven obligados a acudir a los tribunales.

¿Cuánto de confidencial es la información que maneja un procurador?

Todos los datos con los que trabaja el procurador serán siempre confidenciales, y se utilizan solo para el procedimiento que se está llevando a cabo. La comunicación entre el cliente y el tribunal se lleva a cabo a través del procurador, y de esta manera los derechos de las víctimas estarán totalmente protegidos.

¿Cuál es la diferencia entre un abogado y un procurador?

La diferencia significativa entre un abogado y un procurador es que el abogado llevará a cabo la defensa de su cliente mientras que el procurador se ocupará de representación, poner en orden toda la documentación y recibir las notificaciones. Un procurador puede representar a su cliente en el juzgado cuando sea necesario.

¿Cuáles son las funciones de un procurador?

Minimizan los tiempos y los procesos tramitando oficios, mandamientos y exhortos.

-Son las personas encargadas de publicar edictos y anuncios en el BOE.

Son responsables de la gestión y el pago de tasas judiciales, así como de proteger los depósitos destinados para la presentación de recursos.

-Presentan los escritos redactados por los letrados delante de los tribunales.

-Mientras dura el proceso judicial, realizan los escritos necesario necesarios para evitar retrasos en la causa y facilitar el proceso.

-Son los encargados de recoger todas las notificaciones de parte de los juzgados y los responsables de trasmitirlas al letrado.

-Se encargan de redactar de calendarios de plazos, vencimientos, fechas de vista…

-Trabajan con algunos organismos judiciales realizando notificaciones, emplazamientos y citaciones a la parte contraria.

– Mantiene al tanto del proceso al cliente y al abogado.

¿Cómo elegir un procurador?

A la hora de elegir un procurador, es importante que prestes atención a una serie de factores:

Experiencia: Lo más importante al momento de elegir a tu procurador es valorar su experiencia. Por este motivo, trata de escoger siempre al procurador que tenga más experiencia en el trabajo con los tribunales y juzgados. Así conseguirás evitar los problemas que conllevan la improvisación y el desconocimiento. La experiencia de un procurador no solo debe basarse en los años que ha tardado en obtener su título de licenciatura, ni en los años de trabajo en general. Debes informarte de la experiencia que tenga en el campo particular del derecho en el que debes defenderte.

Busca la opinión de otros clientes: Para hacerte una idea de cómo será el servicio que recibas, puedes basarte en las opiniones de otros clientes que hayan contratado el mismo procurador. Es habitual que en internet encuentres reseñas a las que puedes echar un ojo.

Adaptación al cliente y servicio personalizado: La relación con que establezcas con tu procurador debe estar basada en la confianza y la transparencia. La atención al cliente que recibas indicará si tu procurador se preocupa por legitimar tus derechos. El procurador elegido nos tiene que transmitir una imagen de confianza para poder desentendernos de las labores judiciales.

Lo barato sale caro: No escatimes en presupuesto. Un procurador suele resultar caro. Si contratas un servicio demasiado barato, es posible que la persona que se encargue de realizar las labores judiciales no tenga demasiada experiencia. Podría darse el caso de que no quedes contento con el servicio y tengas que comenzar de nuevo la tarea de buscar un procurador.

Comunicación rápida y constante: Es importante que las personas con las que trabajemos nos proporcionen una comunicación rápida y constante. Esto quiere decir, que el tiempo que tardará en darnos una respuesta será el menor posible. Cuánto más fluida sea nuestra relación, mejor sabremos trasladar nuestras necesidades al procurador.

Facebook
Twitter
LinkedIn
Pinterest