Fiestas temáticas para adultos

Fiestas temáticas para adultos

Las celebraciones siempre son momentos que no solo sirven para resaltar alguna fecha importante, sino también para disfrutar de la compañía de nuestros seres queridos.

Sin embargo, sucede que con el paso del tiempo, las fiestas para los adultos suelen perder ese encanto que tenían las fiestas infantiles de tomar un tema y construir un pequeño mundo en el que todo gire alrededor de esa idea. Por eso,  pensando en ello, conversaremos sobre las fiestas temáticas para adultos y cómo podemos darle una vuelta interesante a nuestras futuras celebraciones, disfrutando como adultos pero también como niños.

Lo primero que debemos pensar y definir es el tema, que puede ir desde lo más simple a lo más complejo, y cuales serán las reglas del juego, por decirlo de alguna manera, con esto nos referimos a si será una fiesta de disfraces, si tendrá un código de vestimenta especial, si la música será de alguna época en específico. Las fiestas temáticas no son nada complicadas, sólo debemos atender a los detalles para construir un espacio en el que estemos en la misma línea, tanto en la ambientación general como en los detalles que vestirán las mesas, la vajilla, los vasos, etc.

Esto puede parecer mucho trabajo, pero en realidad son cosas que se pueden resolver con poco tiempo, poco presupuesto y un poco de creatividad de parte de los organizadores y por los asistentes. Para entender mejor esto, desglosamos los aspectos importantes a tomar en cuenta a la hora de planificar una fiesta temática para adultos, de la mano de los especialistas de DisfrazArte, quienes compartirán con nosotros todo lo que debemos saber para hacer las mejores fiestas.

¿Qué debemos tomar en cuenta para planificar una fiesta temática para adultos?

La planificación de las fiestas temáticas, es como planificar una fiesta para niños. Hay que cuidar la decoración, la comida, la bebida, pero prestando un poco más de atención a los detalles, eso es porque el adulto tiene necesidades diferentes a las de los niños, y por ende, sea cual sea el tema, requiere de una atención mayor a las pequeñas cosas que hacen la diferencia.

El tema

Como mencionamos anteriormente, elegir el tema es el primer paso en la planificación, pues partiendo de allí, es que podremos avanzar en los demás aspectos de la fiesta. Dependiendo del tipo de celebración, se puede hacer de muchas maneras y en muchos lugares. En las fiestas temáticas, las reglas suelen ser completamente diferentes y esto se debe a que están enfocadas en algo específicamente, por lo que todos los componentes de la fiesta, deben estar dentro del mismo hilo conductor.

Un ejemplo de ello pudiera ser una fiesta temática de los años 50, si ese es nuestro punto de partida, sería muy extraño que la decoración girará en torno al año 2000. Por ello, es importante que sepamos un poco sobre el tema a elegir y sobre todo, que ese tema nos guste, de forma que disfrutemos mucho más no solamente de la organización, sino de la celebración como tal.

Es muy importante que en la elección del tema, tengamos en cuenta el lugar donde se realizará la fiesta y la estación donde la llevaremos a cabo, pues es muy difícil disfrutar una fiesta temática hawaiana al aire libre en pleno invierno, como también sería muy raro una fiesta temática de hielo durante el verano.

La decoración

Este es el punto focal de la fiesta, pues la decoración será el aspecto que permitirá darle el carácter indicado a la celebración. Pudiera ser más sencillo pedirle a los invitados que se vistieran acorde con el tema indicado, sin embargo, si a esa petición no se le suma una ambientación acorde con la elección de tema, la fiesta estaría incompleta, pero tampoco es completamente necesario que para hacer una, los asistentes tengan disfraces, es la decoración es el alma de la celebración y el punto de partida para dar el mejor ambiente.

Decorar el espacio no es tan complicado como parece, hay muchas cosas de las que hay en casa que sólo necesitan una pequeña adaptación, y mucho se puede hacer con material escolar y un poco de imaginación e inspiración.

Los detalles serán lo que hagan la verdadera diferencia, por eso lo ideal es tomar colores base que formen parte de la paleta de colores del tema elegido para la mantelería, globos y elementos decorativos grandes.

Por ejemplo, si pensamos en una fiesta de villanos de Disney, los colores bases deben ser verde, purpura, rojo, negro, pues son los más reconocibles para esos personajes, por lo que la mantelería, debería enfocarse en estos colores. Al igual que si planeamos utilizar como decoración luces para ambientar algunas paredes o mesas, también vayan en esta misma línea de color. Lo importante es que la decoración sea llamativa y reconocible.

La vajilla y cubertería

Cuando se planifica una fiesta, es importante procurar la mayor comodidad posible, no solamente a la hora de ambientar el espacio, sino también a la hora de desmontarlo. Lo ideal después de una fiesta es que arreglar el espacio nos tome el menor tiempo posible y para lograrlo, una de las cosas primordiales es la vajilla y cubertería.

La utilización de platos y cubiertos desechables, es una opción que nos permitirá ahorrar tiempo después de la fiesta, lo importante es que tengamos claro la separación en los contenedores para que a la hora de deshacernos de ellos, lo hagamos en los lugares adecuados.

Actualmente podemos encontrar miles de opciones en color, forma y tamaños para vasos, platos y cubiertos. Lo ideal es adquirir los que compaginen con la paleta de color elegida para la decoración, de forma que todo mantenga una misma línea y que se vea lo más cuidado posible.

Si queremos que estas piezas sean aún más especiales, podemos utilizar pegatinas, cintas o elementos que tengan que ver con la temática elegida. Si tomamos el ejemplo de los villanos de Disney de los que hablamos anteriormente, podríamos tener vasos negros y colocar pegatinas o cintas de los colores que identifiquen a cada villano, recuerden que los pequeños detalles son los que marcan la diferencia.

Comida y Bebida

Una buena fiesta tiene buena bebida y comida, partiendo de allí, adaptar los aperitivos y convertirlos también en algo tan llamativo como la decoración, es una buena idea cuando se trata de una fiesta temática. Para ello, no es necesario inventar nuevos platillos, sino que eso que planeamos servir, lo presentemos de una forma especial, puede ser en fuentes que encajen con la temática elegida, darles un nombre único y particular, organizarlos en la mesa de forma que sigan un patrón reconocible.

Mucho se puede hacer en este aspecto y si el presupuesto lo permite, mucho podríamos solicitar a los especialistas para que preparen platillos tanto dulces como salados que se adapten a nuestras peticiones y a la temática de nuestra fiesta.

Con respecto a la bebida, se pudieran servir bebidas con o sin alcohol que tengan los colores de la decoración, o en casos más generales, servirlas también en fuentes que no solamente sean divertidas, sino que sean funcionales para esa tarea. Un dispensador de bebidas de plástico es fácil de adaptar si jugamos con los mismos detalles de los que hablamos en el apartado de la vajilla y cubertería.

Claramente esto dependerá de la bebida a servir y de cómo se consumirá, si son vasos cortos, largos, copas o si se consumirán directamente de la botella -en el caso de la cerveza-, lo importante es que cuidemos los detalles y mantengamos la misma línea decorativa.

La música

Este puede ser uno de los puntos más complicados, pues es difícil complacer a todos en lo que a música se refiere, sin embargo, siguiendo algunos consejos, podemos hacer que todos los asistentes de la fiesta disfruten con el hilo musical:

  • Toma en cuenta las edades de los invitados: Si tomamos esto en cuenta será más fácil ubicarnos en los gustos más similares entre ellos. Es poco probable que si la fiesta va dirigida a un grupo de personas entre los 25 y 35 años, esperen escuchar muchos boleros, tomar en cuenta esto, es importante a la hora de elegir el hilo musical.
  • Toma en cuenta la temática de la fiesta: Si nuestra fiesta se ambienta en los años 80, lo ideal es que la música tenga mucho de esa década. No tiene por qué mantenerse durante toda la noche, pero sí un buen rato para que el ambiente sea lo más leal posible a lo que queríamos. Sin embargo, en fiestas menos específicas a nivel musical, por ejemplo, Star Wars, lo ideal es tener de todo un poco, tomando en cuenta el punto anterior.
  • Utiliza las plataformas musicales: Si no te sientes muy cómodo armando tú mismo la lista de reproducción, utiliza las plataformas musicales como referencia. En ellas podremos encontrar cientos de miles de listas de reproducción que nos pueden ayudar a ambientar la fiesta sin tener que preocuparnos mucho, sino encargarnos de elegirlas y de disfrutarlas.

Hacer una fiesta temática es divertido y sin duda, nos dará muy buenos recuerdos para atesorar, que es realmente la finalidad de las celebraciones, por lo que sólo tenemos que dejar volar nuestra imaginación y disfrutar de los buenos momentos.