Buscar
Cerrar este cuadro de búsqueda.

La alta fabricación de perfumes potencia también la calidad de los mismos

shutterstock_1226509942(FILEminimizer)

Uno de nuestros cinco sentidos es el olfato y tiene una importancia muy grande en lo que tiene que ver con la imagen que se desprende ya no solo de una persona, sino también de un lugar. No cabe la menor duda de que oler bien es siempre una característica que va a hablar a nuestro favor y que incluso nos puede permitir obtener grandes ventajas. Si queremos causar una buena impresión en una entrevista de trabajo, queremos oler bien. Si tenemos una cena con el resto de nuestra familia o amigos, queremos oler bien. Si queremos ligar, también queremos oler bien.

Podríamos decir, por tanto, que un buen olor es una apuesta segura. Una característica como esta nos puede ayudar de una manera bastante interesante a cumplir con nuestros objetivos, sean estos cuales sean. Además, un buen olor puede tapar alguna de las carencias que podamos tener en otros aspectos. Por ende, no es de extrañar que mucha gente (cada vez más) decida acometer un determinado gasto cada año en lo que tiene que ver con productos relacionados con el sector de la perfumería. Es, como decimos, una de las mejores inversiones en imagen que podemos acometer.

En una noticia que fue publicada en la página web de la revista Industria Cosmética se indicaban algunos de los datos que nos había dejado el sector de la perfumería y la cosmética en los años 2019 y 2020 en el interior de nuestras fronteras. En este año, se llegó a facturar una cantidad cercana a los 8.207 millones de euros, habiendo vendido 88 millones de perfumes y siendo nuestro país, además, el segundo exportados de todo el mundo. Los españoles destinábamos 170 euros de media al año en estas cuestiones, 30 euros por encima de la media de europea.

Todo esto pone de manifiesto que España es un lugar idóneo para todo lo que tiene que ver con los perfumes. Y es que somos uno de los países que más confían en este tipo de productos, tanto desde el punto de vista de los fabricantes, que saben que pueden vender este tipo de productos en muchos de los pueblos y ciudades de los que se compone nuestra geografía, como desde el punto de vista de los consumidores, que encuentran en estos perfumes una manera de llamar la atención y ocasionar esa primera buena impresión que siempre es necesario conseguir para cumplir con nuestros objetivos personales o profesionales.

La admiración hacia los perfumes y la necesidad que tenemos los españoles y españolas con respecto al uso de estos productos va creciendo conforme pasan los años y eso se nota en su demanda y, por tanto, en la fabricación de los mismos. Los y las responsables de Laboratorios Syrch nos han indicado que la manera de producir ha cambiado puesto que se necesita elaborar una mayor cantidad de perfumes para satisfacer la demanda y que este proceso, por supuesto, no puede tener ninguna repercusión negativa en lo que tiene que ver con el mantenimiento de la calidad de los perfumes, que es innegociable.

Gustos de todos los colores

Una de las cosas que nos caracteriza a los españoles y las españolas en lo que tiene que ver con el consumo de perfumes es el hecho de que nos gusta la variedad de estilos. A una misma persona pueden gustarle los perfumes afrutados y, al mismo tiempo, adorar otro tipo de perfumes cuyo olor sea más ligero. No tenemos un patrón por el que cortarnos y lo cierto es que esa es una ventaja.

Dependiendo del contexto, podemos necesitar un perfume u otro. En este sentido, el olor podría ser como la ropa: no nos pondríamos la misma para ir a una boda que para acudir a nuestro puesto de trabajo o para quedar con amigos. Ni que decir tiene que las situaciones demandan actuaciones diferentes, protocolos diferentes y olores diferentes. Por ese motivo, sigue habiendo mucha gente que no solo tiene un perfume en su hogar, sino que dispone de varios. De esa manera, estará cubierta para cualquier tipo de evento al que desee asistir y no tendrá que preocuparse por nada que tenga que ver con su olor.

También puede darse la situación de que haya mujeres a los que les encante el perfume de hombre y viceversa. No sería la primera ni la última vez en la que esto ocurre. Lo que de verdad importa es que nos sintamos cómodos y cómodas con el perfume que estamos usando. Eso hará posible que ganemos en confianza en nosotros y nosotras mismas, lo cual es importante para enfrentarnos a una buena variedad de situaciones a lo largo de nuestro día a día. Y lo podemos conseguir apostando por el olor que consideremos idóneo para nuestro cuerpo.

 

 

Facebook
Twitter
LinkedIn
Pinterest