Los accidentes laborales y de tráfico aumentan en 2015

Autor   

Los accidentes laborales y de tráfico aumentan en 2015

A nadie le apetece tener que contratar un abogado. Aunque su labor es encomiable y estrictamente necesario, su contratación implica un pleito pendiente y un conflicto que solucionar. Y por lo general, a nadie le gusta estar inmerso en conflictos. Dentro del sector jurídico, una de las actividades que más demanda tiene es, sin duda, los abogados de accidentes. Tomando la palabra con un significado amplio, cada día tienen lugar, por desgracia, numerosos accidentes, tanto de tráfico como en el ámbito laboral. Para muchos de estos conflictos es necesaria la intervención de un equipo de abogados y juristas que defiendan y representen a las partes para que, finalmente, se llegue a la mejor opción para sus clientes en la resolución del pleito.

El informe publicado por la OCDE bajo el título Seguridad Vial 2015 indica que España sufrió en pasados ejercicios un aumento del coste de los accidentes de tráfico, que ascendió casi hasta los 9640 millones de euros en 2013. En este importe entran los gastos materiales, sanitario y de todo tipo. La DGT documentó en ese mismo año que los fallecidos en accidente en carretera fueron 1680, con un número total de accidentes documentados de 89419 en ese ejercicio. Como vemos, los datos hablan por sí solos. El de los accidentes de tráfico es un problema estructural en nuestras fronteras. El pasado mes de septiembre, un artículo escrito por J. Jiménez Gálvez en el diario El País alertaba de que el número de muertos en carretera había vuelto a ascender en el trimestre que se acababa de cerrar. Estos datos de siniestralidad, como comenta el periodista, indican un año negro en lo referente a los accidentes de tráfico y la seguridad vial. Además, desde el año 2014, la tendencia no revierte y es cada vez más oscura: el número de accidentes sigue aumentando en cada trimestre, el último verano ha vuelto a ser el más siniestro en ocho años y entre julio y septiembre el número de accidentes mortales ascendió por primera vez desde el año 2007.

Evidentemente, en caso de accidentes, lo más importante son las pérdidas humanas. Pero cuando estás han sido superadas o, por suerte, no las ha habido, el ámbito de la responsabilidad civil pasa a un primer plano. En esos casos, todo suele quedar en manos de la justicia ordinaria, que acaba por ser quién determina culpabilidades, indemnizaciones y todo tipo de resoluciones a los pleitos que se hayan podido abrir tras la fatalidad. Es por eso que la existencia de bufetes expertos es de inestimable ayuda para los clientes. Nada mejor que rodearse de un abogado de accidentes de tráfico y dejarle que vele por nuestros intereses con la ley en la mano. Evidentemente, nadie conoce mejor la justicia y la norma que quienes se dedican con integridad a la misma.

Por otra parte, los accidentes laborales son otro de los pleitos más incómodos que puedan existir para un cliente. Según la estadística de la Fiscalía General del Estados, los accidentes laborales aumentaron en 2014 un 5,1 % respecto al ejercicio anterior. Pero la estadística nefasta no termina ahí. El diario Levante. El Mercantil valenciano informa de que en el primer semestre del año 2015 se registraron un total de 337 víctimas por accidente en la jornada laboral (o en el trayecto, que también se computan en la estadística), lo que supone un aumento de 6 personas accidentadas respecto al mismo periodo del año anterior. La pelea entre sindicatos y patronal en este sentido es encarnizada, pero en la mayoría de ocasiones es importante y totalmente necesaria la intervención de un equipo de abogados de accidentes laborales que resuelva el contencioso y establezca la mejor respuesta para los clientes, que además de sufrir las consecuencias del accidente, a menudo tienen que ver cómo se les quiere atribuir la responsabilidad o cargar con los costes derivados del pleito o el propio accidente.

Respecto al ámbito geográfico, por ser las zonas con más volumen de trabajadores, las ciudades grandes son las que más sufren este fenómeno. También, por el contrario, el número de abogados de accidentes laborales en Barcelona o Madrid es mayor, aunque a la hora de la verdad, nadie se libra del peligro.

Deja un comentario