El sector del taxi, un importante servicio público

Autor   

El sector del taxi, un importante servicio público

Desde el inicio de los tiempos, el hombre siempre utilizó a los animales como medio de transporte  humano, ya sea cabalgando a lomos de un caballo, de un burro o de un camello de manera individual, o de manera colectiva para el transporte de mercancías mediante un carruaje tirado por caballos, mulos, etc. En la actualidad, en ciudades grandes como Madrid no podríamos vivir sin el taxi, gestionado de forma particular o rentabilizando al máximo las licencias con Gestión Integral del Taxi.

Y es que uno de los inventos del siglo XX y que marcó una nueva era fue sin duda el automóvil a motor, pues anteriormente los primeros habían sido a vapor. Los vehículos a motor crearon también un nuevo sector empresarial, el de la automoción, que desde sus inicios hasta nuestros días experimentó un gran cambio. Como todas las novedades, al principio solamente era utilizado por la alta sociedad de aquellos tiempos, y fue a partir de los años cincuenta cuando experimentó un gran desarrollo y despegue, popularizándose con marcas y modelos que se convirtieron en la estrella de sus tiempos y consiguiendo que el sector del automóvil se democratizara. Hoy estos vehículos ocupan un lugar privilegiado entre los clásicos.

Y a la par que nuestras calles recibían los nuevos vehículos, surgió una nueva profesión, la de taxista o la persona que, utilizando su vehículo como su arma de trabajo, traslada a otras personas de un lugar a otro, sin destino fijo y siempre con el itinerario y el horario que marque el cliente. Siempre fue una profesión un tanto individual, pero actualmente debido a una mayor regulación y legislación especial, así como a los casos violentos de robo, amenazas, etc., estos profesionales, cada vez más, tienden a asociarse para afrontar juntos sus problemas del día a día y entre todos encontrar las mejores soluciones.

Servitaxi es una empresa que nace con el afán de obtener la mejor rentabilidad de esta profesión, así los profesionales asociados se benefician de importantes ventajas, como pueden ser financiación para adquisición de un nuevo vehículo, seguros especiales para el sector, talleres con descuentos especiales, asistencia jurídica especializada, información sobre compra-venta de licencias, subvenciones, etc.

Normalmente la profesión es taxista es dura, su jornada laboral es muy larga y acaba ocasionando bastantes problemas en la salud, pues es muy sedentaria. También tiene por supuesto su lado muy agradable: la clientela. Aunque a veces puede ser fija, pues puede realizar traslados diarios de niños al colegio, gente mayor que se desplaza al médico y llama siempre al mismo taxista, trabajadores que se unen para ir a su puesto de trabajo, etc., normalmente es una clientela ocasional, con traslados y trayectos diferentes, por lo que su trabajo no es monótono y mucho menos aburrido, pues el cliente suele entablar conversación, desde el tiempo hasta la música que suena en la radio o la política.

Y fijaos si no es nada aburrida, ya que está llena de anécdotas. Cada cierto tiempo podemos ver en la televisión casos en los que los taxistas tienen que hacer de comadronas, para ayudar a dar a luz alguna mujer, etc.

Pero aunque esta no sea su principal tarea, se trata igualmente de una profesión fundamental, especialmente para aquellos que no conducen o no tienen coche, o para los que viven en algún lugar aislado. Sin los taxistas los desplazamientos serían más complicados y además esquivaríamos el visitar el centro de la ciudad por no tener que aparcar, las personas mayores o las que viviesen solas tendrían problemas para ir al médico si no hubiese quien las acompañase, nos costaría llegar a los sitios sin perdernos o no tendríamos cómo volver tarde a casa cuando todavía no funcionan los transportes públicos.

Se trata de una profesión fundamental que, por mucho que proliferen las plataformas de alquiler o para compartir coches entre particulares que tanta competencia nada profesional le hacen, nunca va a desaparear.