Los dentistas contemporáneos

Autor   

Los dentistas contemporáneos

No existe peor sonrisa que la que se oculta voluntariamente. Sobre todo si es por miedo a nuestra propia imagen. La sonrisa es natural, una reacción instintiva ante la felicidad. Por eso, guardárnosla por culpa de una boca con la que no estamos del todo a gusto o de un problema buco dental es algo que no deberíamos hacer. Para evitar esto, cada vez existen más expertos como este especialista en implantes dentales en Madrid. En un mundo excesivamente preocupado por la imagen externa que ofrecemos, la boca se ha convertido en una especie de reflejo del alma. Si no sonríes por fuera… el mundo pensará que hay algo raro en ti. La dictadura de la imagen da pie a veces a una especie de “dictadura de la sonrisa”. Pero para sonreír, hay que estar a gusto con uno mismo.

En España se realizan, anualmente, unas 800.000 operaciones para la colocación de implantes dentales. Por si fuera poco, o lo pareciese, esta cifra continúa aumentando a un ritmo vertiginoso, a razón, según el artículo del diario ABC citado, de un 20 % anual. Este aumento solo es comparable al de grandes países como los Estados Unidos, nada comparables en cuanto a niveles de población y territorio a nuestro país. Las nuevas tecnologías de salud buco dental ofrecen, incluso, la posibilidad de reconstruir la sonrisa original del paciente mediante nuevas máquinas de impresión en tres dimensiones y el sistema de nuevos implantes con asistencia por ordenador.

Las mejores, además, han supuesto un acortamiento de los plazos de recuperación de las operaciones de estética y salud dental. Lo que antes implicaba meses (operación, recuperación, prótesis temporales hasta confeccionar la definitiva, etc.) ahora se ha acortado mucho en plazos. El proceso de la recuperación es mucho menor, ya que el mismo operativo es menos agresivo. Ya no se abre la encía del paciente, por ejemplo, como si se veían obligados a hacer los dentistas del pasado. Los avances médicos  han supuesto un aumento de la fiabilidad y una reducción del riesgo y el dolor, tanto en las propias intervenciones como en las posteriores recuperaciones, antiguamente incluso más dolorosas que la propia cirugía.

La clínica Dental Morante acumula más de 30 años de experiencia en la salud buco dental. Su actividad se basa y se supedita a la aplicación de dos premisas fundamentales: la máxima especialización de su equipo de profesionales y la garantía de calidad en la asistencia ofrecida. Su especialidad no es otra que, precisamente, los implantes dentales y las periodoncias o endodoncias, para las que siempre se mantienen en constante formación y actualizando su aprendizaje de forma continua para ofrecer un resultado óptimo y avanzar en su tratamiento. Como hemos visto, los avances en el terreno de la medicina dental son continuos y en esta firma se adscriben a las mismas para garantizar la consecución de una sonrisa perfecta, tanto en lo sanitario como en lo estético.

De esta manera, tratamientos como la denominada ortodoncia invisible, transparente y removible (se puede retirar para comer, por ejemplo) se convierten en las especialidades de la clínica, que ayuda a sus clientes con ella a colocar tanto las piezas dentales como los huesos de la mandíbula que lo precisen. Otros de los tratamientos que ofrece el catálogo médico de esta entidad son, como ya hemos dicho, los implantes dentales, con garantía de éxito, los tratamientos de pediatría odontológica, muy importantes en la niñez para evitar problemas con la boca en tiempos de madurez, así como tratamientos de mantenimiento de la salud bucal y odontológica de los pacientes. Por otra parte, algunos tratamientos menos innovadores (en el sentido de que son más conocidos por todos) son la periodoncia, la endodoncia o la ortodoncia, para los que se garantiza un equipo de profesionales altamente cualificados, y formados en las mejores universidades, que realizan numerosas intervenciones similares con un porcentaje de éxito casi absoluto y con los resultados más favorables y satisfactorios. Un equipo que, además, dispone de las mejores tecnológicas más punteras con el fin de elevar siempre la calidad y el bienestar del cliente a los máximos niveles. La excusa de no ir al dentista por el dolor y el sufrimiento ha pasado a mejor vida. Ya no cuela.

Deja un comentario