¿No puedes ir a la playa en verano? La piscina en casa es la solución

¿No puedes ir a la playa en verano? La piscina en casa es la solución

Todavía falta mucho para el verano, pero aun así, son muchas las personas que ya están reservando alojamiento, ya en los principales destinos vacacionales, si esperas a la época estival, te quedas sin habita. Otr@s, en cambio, saben de sobra que este verano, también volverán a quedarse sin vacaciones, así que solo pueden soñar con lo que harán cuando por fin puedan escaparse de sus obligaciones, de sus rutinas, de escaparse, huir, y si pueden, no volver. Y mientras sueñan, se mueren de calor, en este país que en verano, parece el mismísimo infierno. ¿Qué puedes hacer para combatir las altas temperaturas de la época estival?

La piscina en casa, una alternativa para l@s que no pueden ir a la playa

Cada vez son más las personas que deciden instalar una piscina en su propio jardín o patio, en sobre todo, aquellas que no pueden escaparse en verano, tienen que trabajar y han de quedarse en casa sofocaditas de calor, sin apenas poder respirar, porque falta el aire, y con la botellita de agua y el abanico, todo el día pegados.

En nuestro país, la venta de piscinas de poliéster se ha disparado en los últimos años, nos comentan en Poliéster Eurosur,  ya que, frente a la construcción tradicional de hormigón son más económicas, su instalación es más sencilla, así como su mantenimiento, y además exige mucho menos tiempo y esfuerzo. Sus piscinas cuentan con materiales altamente resistentes, lo que aporta a las mismas, una gran durabilidad y firmeza. Disponen de una gran variedad de modelos, de distintos tamaños y diseños, y a muy buen precio, para que sus clientes puedan elegir la que más les guste.

Y es que las piscinas de poliéster son más duraderas y resistentes, nos dicen también en Piscinas DTP, líderes en el sector, y con la gama más completa del mercado y una línea de colores exclusiva. En DTP cuentan con un equipo altamente cualificado en el diseño, construcción e instalación de piscinas, con las máximas garantías de seguridad y calidad. Su amplia red de venta se extiende a todo el territorio español, pero también venden en Francia, Portugal y Marruecos, siendo a día de hoy todo un referente en el sector.

Y una novedad. Se están poniendo súper de moda las piscinas de agua salada. “Cada día son más los que nos solicitan nuestra sal para la piscina” nos comentan en Humanes Guillén Eurosal S.L, una empresa familiar de larga tradición en la fabricación y extracción de sal y salmuera de manantial en Andalucía, que cuenta con  un manantial natural situado en la carretera de Puente Genil-Montalban, donde se produce sal y salmuera de manera artesanal con agua de su propio manantial, y que se caracteriza por tener una excelente calidad y gran pureza, de la que se conocen infinidad de usos y aplicaciones,  llevando su producción a cualquier destino del territorio peninsular, ofreciendo un esmerado servicio puerta a puerta y uno de los precios de venta de sal más competitivos del mercado.

Los beneficios de tener una piscina en casa

  1. Tener una piscina en casa y poder darse un chapuzón cuando a un@ le apetece es muy relajante.
  2. Fomenta las relaciones sociales y familiares. Un chapuzón en familia une mucho.
  3. Haces deporte y te mantiene en forma. La natación es el deporte más completo. Aprovecha que tienes piscina en casa para hacerte unos largos.
  4. Es solo para ti y l@s tuy@s
  5. No es lo mismo disfrutar de una piscina pública que en una privadad en tu propio jardín, sin agobios y multitudes  olvídate de las aglomeraciones, los chillidos, y los chapuzones ajenos. Tu piscina será sólo para ti y los tuyos. Puedes bañarte cuando te de la real gana, ya sea por la mañana, por la tarde o por la noche.
  6. L@s más peques se lo pasan pipa, no lo puedes negar. Haz feliz a tu hijo o hija con una piscina en casa.
  7. Te permite disfrutar del clima sin asfixiarte. El verano, a veces es muy caluroso y una piscina, puede darte un respiro en los días más duros, cuando el calor es insoportable.