Elegir disfraz para niños en Halloween

Autor   

Elegir disfraz para niños en Halloween

La festividad de Halloween ha ido ganando adeptos en los últimos años y aunque los pequeños de la casa suelen recordarnos su llegada o actividades en el cole nos lo recuerdan, es fácil que pueda pillarnos el toro a la hora de comprar un disfraz para nuestro pequeño. Todos hemos pasado alguna vez por tener que hacer compras de este tipo y es de lo más estresante.

El caso es que no hay marcha atrás y la elección de un disfraz para esta fiesta debe estar lista para la tarde/noche del 31 de octubre. Es una festividad que principalmente ha triunfado por la diversión que supone el disfrazarse y seguro que el  ver a los niños disfrutando con su disfraz compensará el estrés de tener que estar buscando qué tipo de disfraz llevarán nuestros pequeños.

Actualmente, lo tenemos más fácil que lo que lo tuvieron nuestros padres a la hora de comprar disfraces, pues cuando no se tiene una tienda física cerca, siempre se puede comprar un disfraz online. Páginas como lacasadelosdisfraces.es cuentan con catálogos enormes donde es casi imposible no dar con el disfraz perfecto, solo tienes que saber la talla que quieres, lo adquieres y en pocas horas puedes tenerlo en tu hogar.

¿Qué disfraces son garantía de éxito?

Respecto a esto, siempre preocupa si los disfraces que elijamos estarán bien y cuáles pueden ser apuestas seguras. En este sentido hay auténticos clásicos que suelen ser todo un acierto para esta fiesta.

Momia

Lo bueno que tiene este disfraz es que los pequeños lo pasan tan bien vistiéndose como cuando están en la fiesta. El hecho de estar envuelto en vendas es de lo más divertido. Se puede optar por una solución casera o los que venden en tiendas que son algo más resistentes. Puedes también redondear el disfraz pintándole algo de sangre, unas ojeras de buen tamaño y que no se te olvide enseñarle a caminar como si de un muerto viviente se tratase.

Brujita

Otro de los clásicos, no hay fiesta en la que antes o después no veamos aparecer a una brujita. Ese gorro picudo, la famosa escoba que es su medio de locomoción, una falda realizada en tul combinado con unas medias de colores o de rayas, es garantía de éxito. Además, a todas las niñas les encanta disfrazarse de brujas, tanto buenas como malas.

Vampiro

Otro disfraz de los míticos y que suele triunfar. Los niños son conocedores de lo bien que se lo pasan con unos colmillos de pega en condiciones. Hay trajes muy chulos de Drácula, tanto esos simples de traje negro y capa, como otros más pomposos donde pueden ir como un conde casi real, que son más aparatosos y que quizá para un niño pequeño sean más pesados que llevar. En este caso tú decides, pero mejor inclinarse por lo práctico.

No te olvides de maquillarles con las típicas gotas de sangre rodeando la boca, unos polvos blancos en su cara y sombras grises en sus ojos.

Pirata

Los piratas son otra de esas opciones con las que es fácil acertar. Si además encima lleva parche, seguro que a tu hijo le encanta. El hecho de que un niño vea por un ojo, le parecerá algo diferente, aunque no te olvides decirle que tiene que tener más cuidado. Este disfraz suele venir acompañado con un gorro y un pañuelo, el típico chaleco, botas y el clásico garfio.

Fantasma

Uno de los que son más fáciles, pero no por ello es menos atractivo. Solo necesitas contar con una sábana vieja que tenga un par de agujeros y las ganas de meter buenos sustos a las personas. Una de sus ventajas es que los niños tienen gran liberta de movimientos. Los pequeños lo pasan bien porque llevar un traje de fantasma significa que nadie les ve y pueden hacer todo tipo de trastadas.

Como has visto, hemos sido muy clásicos a la hora de darte ideas, pero realmente estos disfraces son los que siguen funcionando pase el tiempo que pase. Todos vemos disfraces de los llamados de temporada, esos que se ponen de moda un año y luego ya no los vuelves a ver, estos que te hemos comentado siguen triunfando año tras año y suele haber existencias en todas las tiendas en caso de adquirirlos.