La eficacia de las placas solares

Autor   

La eficacia de las placas solares

Hace años se puso muy de moda lo de instalar placas solares. Eran muchas las ayudas que disponía el Ministerio de Energía. Sin embargo, con el paso del tiempo fueron cayendo en desuso, incluso se dejó de apostar por ello. Craso error porque las placas solares son muy eficaces y es la mejor manera de tener energía al precio más barato. Ahora bien, son muchas las dudas que surgen. ¿Son legales? ¿Las puede instalar cualquiera? ¿Cuánto valen?

Todas las instalaciones aisladas, de autoconsumo con baterías siempre y cuando no intervenga en ningún punto la red eléctrica, es totalmente legal, sea cual sea el tamaño de la misma. Se puede tener un contrato con la compañía eléctrica en el mismo sitio que hay una instalación aislada, pero no estamos cometiendo ninguna ilegalidad si no interfiere una instalación con la otra.

Dudas legales

El tema legal se complica cuando utilizamos la energía de las dos fuentes de manera combinada (solar y red eléctrica). Hay que registrar toda instalación solar conectada a la red mediante una serie de formularios hacia la propia compañía de electricidad y el ministerio de industria. No necesariamente, además recordemos que esto sólo se aplica a instalaciones solares conectadas a la red eléctrica. Para la mayoría de casos particulares, si no se superan los 10kW de potencia contratada, estamos exentos de cualquier impuesto al sol.

Una limitación que nos impone el real decreto es no sobrepasar en paneles la potencia contratada. Casi nadie tiene contratados más de 10kW de potencia a la compañía, por lo que la gran mayoría de particulares no se verían afectados por ningún impuesto por el hecho de tener paneles solares.

El autoconsumo en las comunidades de vecinos, o autoconsumo compartido, estaba prohibido por el RD 900/2015. Sin embargo, una reciente sentencia del Tribunal Constitucional anula esta prohibición al entender que no existe ninguna razón de peso para que varios clientes no puedan compartir una misma instalación eléctrica de autoconsumo. La sentencia es consecuencia de un recurso de la Generalitat catalana por invasión de competencias en febrero de 2016 y, en teoría, abriría la puerta a que las comunidades autónomas regulen -y favorezcan- el autoconsumo solar.

El rápido avance de la tecnología fotovoltaica ha supuesto que su precio sea entre un 80% y un 90% más barato que hace una década. En la actualidad, ya son asequibles para su instalación en un tejado particular. A partir de 400 euros, menos que una nevera, se puede comprar un equipo (panel e inversor) que nos permitiría ahorrar unos 50 euros al año. Amortizado en ocho años, sin necesidad de subvenciones y con una vida estimada de 25 años.

Una de las preguntas que más se hace la gente es la de “¿y si no hay sol?”. En España afortunadamente tenemos de sobra, pero es cierto que puede ocurrir que haya temporadas que no tengamos tanto potencial. La tecnología de las baterías para almacenamiento solar no ha avanzado a un ritmo tan espectacular como el de los paneles fotovoltaicos, pero ya se pueden encontrar modelos interesantes.

Instalaciones

Las instalaciones solares aisladas o autónomas están completamente desconectadas de la red eléctrica. Utilizan baterías para almacenar la energía generada por los paneles fotovoltaicos durante las horas de radiación solar, para poder luego utilizar esta energía cuando no exista esta radiación o no sea lo suficientemente alta como para cubrir los consumos.

Esta carga de las baterías será controlada por el regulador de carga, que evitará sobrecargas y sobrecalentamiento de las baterías para así prolongar su vida útil. El inversor fotovoltaico será el elemento encargado de transformar la corriente continua de las baterías en corriente alterna para utilizarla en la red eléctrica interior de consumo.

Para dimensionar este tipo de instalaciones es necesario saber de antemano los consumos diarios que vaya a tener la vivienda. Suelen ir acompañadas de un grupo electrógeno de apoyo para garantizar una autonomía total después de varios días de poca radiación o consumos elevados no previstos. De todo ello se ocupará la empresa de instalación, como puede ser el caso de Eficiencia-v.

Autoconsumo instantáneo

Las instalaciones fotovoltaicas para autoconsumo no almacenan energía en baterías, sino que se conectan directamente a la red interior de la vivienda, pero sin dejar de estar conectada a la red eléctrica exterior. Están pensadas para proporcionar un ahorro al consumidor, de manera que todo lo que produzca los paneles fotovoltaicos se consume directamente en el interior de la vivienda, disminuyendo la factura de la luz en tantos kWh como se autoconsuman desde los paneles fotovoltaicos. La energía excedentaria se inyectaría a la red eléctrica exterior.