Buscar
Cerrar este cuadro de búsqueda.

Los servicios domésticos son algunas de las labores más habituales que contratamos en nuestro país

shutterstock_536521150(FILEminimizer)

Hoy en día somos muchas las personas que la rutina del día a día nos tiene consumidos por completo y cada vez somos más las personas que nos damos cuenta de que no llegamos nunca a todo lo que nos planteamos. Esto se traduce en que cada vez más personas tenemos que recurrir a terceros para poder llevar a cabo tareas tan básicas como planchar o limpiar la casa.

Así, en la actualidad, los servicios domésticos más habituales son aquellos que se relacionan con la limpieza y el mantenimiento del hogar. Se trata de unos servicios esenciales en nuestro país, que han ido consiguiendo derechos gracias a su infatigable lucha, y que han llegado a su momento más importante hasta la actualidad gracias a la subida del salario mínimo interprofesional, recogida en el Real Decreto 99/2023. En este sentido, algunos de los servicios domésticos más comunes que encargamos a terceras personas pasan por:

  • Limpieza del hogar. La limpieza del hogar es uno de los servicios domésticos más solicitados. Incluye la limpieza de todas las áreas de la casa, como la cocina, los baños, los dormitorios, la sala de estar, el comedor y los pasillos. También puede incluir la limpieza de ventanas, alfombras y cortinas.
  • Lavandería. El servicio de lavandería puede incluir lavado, secado, doblado y planchado de ropa. También puede incluir limpieza en seco para prendas delicadas.
  • El planchado es un servicio específico que puede ser solicitado por aquellos que no tienen tiempo para hacerlo ellos mismos.
  • Limpieza de oficinas. Se trata de otro servicio común. Los trabajadores de la limpieza limpian las áreas comunes, como las salas de reuniones, los baños y las áreas de descanso.
  • Mantenimiento de jardines. Incluye cortar el césped, podar arbustos y árboles, regar plantas y limpiar el área de hojas y ramas.
  • Reparaciones del hogar. Este servicio se refiere a reparaciones menores en el hogar, como la fijación de un grifo que gotea o la instalación de un estante en la pared.
  • Cuidado de mascotas. El cuidado de mascotas incluye pasear al perro, alimentarlo, proporcionarle agua y limpiar su espacio.
  • Cuidado de niños. Estamos ante otro servicio doméstico común. Incluye cuidar a los niños, preparar comidas, ayudar con la tarea y entretenerlos.
  • Cocina y catering. Este servicio incluye la preparación de alimentos y bebidas para eventos, reuniones y fiestas.
  • Organización del hogar. La organización del hogar implica organizar los armarios, los cajones y otros espacios de almacenamiento.

En definitiva, tal y como se puede comprobar, los servicios domésticos más habituales para encargar a terceras personas son aquellos que están relacionados con la limpieza y el mantenimiento del hogar. Estos servicios incluyen la limpieza del hogar, lavandería, planchado, mantenimiento de jardines, reparaciones menores, cuidado de mascotas, cuidado de niños, cocina y catering, organización del hogar y limpieza de oficinas. Los trabajadores de la limpieza y otros proveedores de servicios domésticos pueden ser contratados para ayudar con estas tareas para aquellos que no tienen tiempo para hacerlas por sí mismos.

Las personas mayores también necesitan ciertos servicios domésticos y cuidados especiales

Lo cierto es que los servicios anteriormente descritos no son los únicos, ya que las personas mayores también necesitan ciertos servicios domésticos y cuidados especiales, tal y como se encargan de recordarnos los profesionales de la Agencia Sant Pau y es que las personas mayores tienen necesidades de cuidado específicas debido a cambios en su salud, movilidad y cognición. Así, a medida que nos vamos haciendo mayores, nuestras necesidades van cambiando. Es por ello por lo que detallamos algunos de los cuidados más habituales que una persona mayor puede necesitar:

  • Atención médica regular. Las personas mayores deben tener revisiones médicas regulares para detectar problemas de salud de una manera temprana. Esto incluye chequeos médicos anuales, revisiones dentales y exámenes de la vista.
  • Nutrición adecuada. Una dieta equilibrada y saludable es importante para las personas mayores. Es por ello por lo que en su dieta deben prevalecer los alimentos ricos en vitaminas y minerales, así como fibra y proteínas para mantener la energía y la salud.
  • Actividad física. La actividad física es importante para mantener la salud física y mental en las personas mayores. Esto puede incluir caminar, hacer ejercicios de baja intensidad, nadar o hacer yoga.
  • Apoyo emocional. La depresión y la soledad son comunes en las personas mayores. Es importante que tengan un sistema de apoyo, como amigos y familiares, así como acceso a servicios de asesoramiento y grupos de apoyo.
  • Cuidado personal. Las personas mayores pueden tener dificultades para cuidar de sí mismas debido a la disminución de la movilidad o problemas de memoria. Pueden necesitar ayuda para bañarse, vestirse y peinarse.
  • Prevención de caídas. Las caídas son una causa común de lesiones en las personas mayores. Es importante tomar medidas para prevenir caídas, como eliminar los obstáculos en el hogar y colocar barras de agarre en el baño.
  • Medicación. Las personas mayores pueden necesitar medicamentos para tratar afecciones médicas, como la presión arterial alta o la diabetes. Es importante que tomen sus medicamentos según lo prescrito y que tengan un sistema para recordar cuándo deben tomarlos.
  • Las personas mayores pueden necesitar adaptaciones en el hogar para hacerlo más accesible. Esto puede incluir la instalación de pasamanos, la eliminación de obstáculos y la adición de rampas o elevadores.
Facebook
Twitter
LinkedIn
Pinterest