Sanvital proporciona el mejor espacio para las personas mayores

Autor   

Sanvital proporciona el mejor espacio para las personas mayores

 

El verano es una época bastante complicada para las personas mayores, ya que debido a las altas temperaturas, a los posibles problemas de salud y a ala necesidad de cuidados de terceras personas, son el grupo de riesgo más vulnerable. Sobre todo ahora que la hola de calor hace que se alcancen temperaturas nunca vistas hasta ahora.

A la hora de recibir cuidados, muchas familias deciden dejar a sus familiares mayores a cargo de empresas durante el verano para irse de vacaciones. Pero la realidad es que hay un basto abanico de servicios que se prestan a lo largo del año, y que pasan desapercibidos por muchas personas.

Esto lo pone de manifiesto la empresa Sanvital, una residencia de mayores que ofrece los mejores servicios para personas mayores en Madrid, y que además apuesta por aportar a sus huéspedes de la mayor independencia posible con los apartamentos tutelados.

Sanvital es un claro ejemplo a tener en cuenta a la hora de saber cómo tenemos que tratar a las personas mayores en verano. Tengamos en cuenta que algunas premisas en el cuidado de mayores las tenemos instintivamente, pues se aplican a cualquier persona independiente del rango de edad en el que nos encontremos.

Pero no siempre pasa así, y esto es algo que vamos a ver en el artículo de hoy, ya que vamos a comentar algunos de los principales cuidados que se llevan a cabo por los profesionales de Sanvital, para que este verano nuestros mayores lo disfruten cómodamente.

Consejos de los expertos para cuidar a las personas mayores

El primer consejo, y el que más hay que cuidar es beber agua. Con el calor, el líquido de nuestro cuerpo se pierde mucho más rápido por lo que es esencial beber mucha agua para regenerarlo y mantenernos hidratados. Las personas mayores en la mayoría de las ocasiones no tienen demasiada sed por lo que no piden agua a menudo. Es por eso que el cuidador debe controlar la cantidad de agua que bebe el anciano y cerciorarse de que es la suficiente, invitándole a beber, aunque no tenga sed.

También tenemos que tener cuidado a la hora de elegir la ropa, teniendo que ser esta ropa ligera. Para conseguir una mayor comodidad de nuestros ancianos y disminuir la sensación de asfixia a altas temperaturas, es crucial que su ropa sea ligera y transpirable. Se aconsejan tejidos como lino o algodón que les queden holgados y en caso de tratarse de una camisa con botones, evitar abrochar los botones más cercanos al cuello.

Y como no puede ser de otra manera, se tienen que evitar las horas de máximo calor. Salir a pasear es una buena opción para las personas mayores de cara al buen tiempo, pero es fundamental evitar salir a la calle en las horas de más calor, que normalmente comprenden entre las 12:00 horas y las 17:00 horas. Independientemente de la hora de salida, hay que cuidar que el anciano se mantenga el máximo tiempo posible a la sombra y cubrir su cabeza con un sombrero o una gorra para mayor protección.

Dar paseos ayuda a que las personas mayores estiren los músculos y se encuentren más sanos. Mantener el cuerpo activo asegura una mayor autonomía del anciano y evita caídas inesperadas, reduciendo su miedo a caminar solo.

En segundo lugar, tenemos que cuidar de la casa para que tenga una temperatura fresca. Durante las horas más calurosas del día es más apropiado mantenerse en casa, sin embargo, cuidar la temperatura en el interior también es una tarea necesaria ya que el calor del exterior afecta también a la temperatura del hogar, provocando una sensación de bochorno muy incómoda para el anciano.

Por ello, se aconseja cerrar las ventanas durante estas horas y abrirlas a última hora de la tarde y por la noche, cuando refresca un poco más. En el caso de tener aire acondicionado, mantener la casa refrigerada es una buena opción, pero no se recomienda reducir la temperatura más de 22-24 grados centígrados.

En tercer lugar, tienes que controlar las horas de sueño, porque estas están alteradas en verano. El calor nos hace dormir menos y, por tanto, estar más cansados durante el día.

Evitar este hecho es mucho más importante cuando se trata de personas mayores ya que las horas de sueño para ellos son esenciales para un correcto estado de salud. Para conseguir controlar las horas de sueño, mantener unos horarios fijos es de gran ayuda. Así como, realizar algo de ejercicio durante el día aumenta el cansancio y la sensación de sueño, ayudándoles a dormir mejor.

Estos consejos que utilizan los profesionales ayudarán a que nuestros mayores pasen un verano más agradable. ¿Conoces algún otro consejo para ayudar a nuestros ancianos? Déjanoslo en los comentarios.